La concepción actual de las organizaciones dista mucho de los que entendíamos pocas décadas atrás. Una empresa de éxito, además de obtener buenos resultados económicos, debe gestionar correctamente los efectos ambientales de las actividades que desarrolla; es decir, debe lograr un equilibrio entre el desarrollo económico y la sostenibilidad ambiental.

En el ámbito personal, existe una concienciación clara hacia el reciclaje, la preservación del medio y el cuidado del entorno; la educación está jugando un importante papel para fomentar el compromiso ambiental de cada ciudadano. Sin embargo, en el mundo empresarial está costando mucho más inculcar criterios de sostenibilidad que se integren en la estrategia y los objetivos empresariales a medio plazo.

Para lograr este objetivo, desde el mundo de la normalización (ISO principalmente), se han ido publicando directrices, guías, normas y otras herramientas de gestión que están permitiendo alcanzar resultados ambientales satisfactorios sin penalizar en lo más mínimo los resultados económicos de las organizaciones.

La certificación de esos referenciales medioambientales garantiza a las empresas el reconocimiento del mercado, del cliente y de la sociedad en general al validar el compromiso de la organización a largo plazo: prevención de efectos adversos, mitigación del daño, establecimiento de objetivos y evaluación del desempeño ambiental son algunos de los aspectos auditados.

MEDIOAMBIENTE

Algunos ejemplos:

  • ISO 14001, Sistemas de gestión medioambiental
  • ISO 50001, Eficiencia energética
  • UNE 216301, Sistema de gestión energética
  • ISO 14006 Ecodiseño
  • UNE 150008, Gestión del riesgo ambiental
  • Huella de carbono
  • Huella hídrica
  • Huella ambiental
  • Ekoscan

 

PIDENOS PRESUPUESTO SIN COMPROMISO